Idiomas

Lección 7

Dios nos da herramientas eficaces en nuestra lucha por vivir para Él. Si no las utilizamos, fracasaremos.

La vida es complicada. El cristianismo no es una fe que te mantiene escondido para que no te hagan daño. Por el contrario, Dios prendió fuego a nuestros corazones y nos dijo que mostremos esa llama en la oscuridad en la que nacimos. Nos dice que vivamos nuestras vidas reales de forma diferente a como el mundo espera que lo hagamos.

Cuando nacemos de nuevo, necesitamos alimento constante para el resto de nuestras vidas. Comemos varias veces al día. Dormimos tantas horas al día. Bebemos tanta agua por día. Las contrapartes espirituales de la comida, el agua, y el sueño, son leer la Biblia, orar, y adorarlo con otros.

El mundo está sucio. Se nos exige que seamos puros. Mientras vivamos, tendremos suciedad en nuestros corazones todos los días. A través de nuestros ojos, vemos la perversión. A través de nuestros oídos, oímos maldiciones. A través de nuestras manos, sentimos el dolor de las espinas y los puños de los amigos. Por la lengua, probamos el veneno amargo. Por nuestras narices, olemos la podredumbre de la muerte.

¿Qué herramientas nos da Dios para limpiar la suciedad, alejar la oscuridad y cambiar el mundo que nos rodea?

En primer lugar, como ya hemos comentado, reveló su plan para nuestras vidas en la Biblia. Al leer el texto de la Biblia y atesorar las promesas de Dios en su interior, mantenemos nuestras mentes limpias y nuestros corazones fortalecidos.

En segundo lugar, puso el Espíritu Santo dentro de nosotros, para que podamos orar a Dios y sentir cómo nos responde. Esto profundiza nuestra convicción y nos da poder para vivir de otra manera y ayudar a cambiar el mundo.

En tercer lugar, nos hizo para la adoración. Cuando lo adoramos, satisface nuestros deseos, y empieza a curar las heridas que nos produce este mundo.

En cuarto lugar, nos hizo para disfrutar y amar a las personas, los animales y el mundo que nos ha dado dentro de unos límites. Debemos dar prioridad a estar con otras personas y disfrutar del mundo natural.

Tenemos que dar prioridad a pasar tiempo con otras personas que creen en Dios y lo aman como nosotros. Esto nos anima y nos fortalece. Evita que nos desequilibremos. Esto se llama iglesia. La iglesia no es un edificio en el que nos reunimos, o un servicio al que asistimos; la iglesia es la gente que ama tanto a Dios como a nosotros. Pasar tiempo con otras personas que aman a Dios (leyendo la Biblia, orando, adorando y ayudándose mutuamente a vivir como Él nos dice que vivamos en la Biblia) es vital.

Muchos se han preguntado si es importante reunirse con otros cristianos. Pero la Biblia dice que, de hecho, es lo más importante. Jesús resucitó para construir una comunidad de amor: una comunidad purificada en él y satisfecha por él. Lo ilustró con su comportamiento después de resucitar, cuando comió con sus amigos, caminó con ellos y los visitó en sus habitaciones privadas.

Si eso no nos basta, esta provocadora historia que nos contó un sacerdote podría ayudarnos:

Un día, un hombre se acercó a un sacerdote y le dijo: "Padre, mi hermano Pablo se ha apartado de mí y de todos los demás cristianos. Tiene que ir a hablar con él y convencerlo de que tiene que volver".

El sacerdote fue a casa de Pablo, llamó a la puerta y le dijeron que entrara.

Una vez dentro, encontró a Pablo mirando fijamente un fuego crepitante. Se saludaron en silencio, y el sacerdote se sentó junto a Pablo y se quedó mirando el fuego. Al cabo de un momento, el sacerdote cogió unas pinzas de metal, sacó un carbón candente del fuego y lo colocó en el suelo de piedra, justo fuera de la hoguera. Asintió a Pablo, sonrió y esperó. Al cabo de unos minutos, el carbón se enfrió tanto que ya no tenía fuego.

El sacerdote asintió a Pablo, recogió el carbón y lo arrojó de nuevo al fuego. Al cabo de unos instantes, el carbón volvía a arder. El sacerdote se rió, asintió por última vez a Pablo con la cabeza y se levantó para marcharse.

Nosotros somos ese carbón. Sin el fuego ardiente de otros a nuestro alrededor, con el tiempo nos enfriaremos y perderemos nuestro fuego. Necesitamos leer la Biblia, desarrollar un hábito diario diligente de oración y adoración, y dar prioridad a pasar tiempo con otros cristianos, para que nos ayudemos mutuamente a vivir alegremente obedientes a Dios.

Si lo hacemos, Dios nos fortalecerá, animará y bendecirá. Entonces nos dará oportunidades para compartir el Evangelio con personas que lo necesitan tanto como nosotros.

Profundiza

Lee Gálatas 5:22-26, Salmos 121:1-8 y 1 Corintios 12:20 - 13:13. ¿Te queda claro cómo quiere Dios que vivamos? Pide a Dios que te dé fuerzas para vivir el amor que has leído en estos versículos. ¿Cómo puedes empezar a poner en práctica este tipo de amor? Escríbelo y ponlo en práctica.

Lista Lista Siguiente